Esto es lo que la mostaza puede hacer por ti y por tu vida. ¡Funciona de maravilla!

La mostaza es una planta herbácea, originaria del mediterráneo. De esta planta lo más importante son sus semillas ya que se usan como condimento para una variedad infinitas de salsas y ensaladas.

Desde la antigüedad esta planta se conoce por el gran sabor que les proporcionan a los platos, ya que desde siempre se ha utilizado en la gastronomía, y además de utilizarse con fines medicínameles para muchos males que afectan nuestro día a día. Esta maravillosa planta es tan antigua que data de unos 5500 años AC. Y como sabemos es una de las plantas que aparece en la biblia, en esta nos dice que, si tuviéramos fe como un grano de mostaza, haciendo alusión a todo lo que esta planta puede hacer por nosotros.

Existen tres variedades de mostaza: negra, fuerte y picante; la marrón oscuro, menos picante, y la blanca o amarilla, poco picante, pero con un gusto más acre.
El producto resultante de la trituración de los granos de esa planta también se denomina “mostaza”. Este grano contiene dos componentes esenciales: el miro nato y la mirosina; molidos con agua, liberan una esencia poco volátil y picante, a la que la mostaza debe su sabor específico. Gracias a los componentes esenciales que contiene la mostaza es que podemos encontrar sus efectos medicinales.
La mostaza está hecha de semillas de la planta de mostaza y puede ser dulce o picante, depende de cómo se prepare. Actualmente, muchas personas en todo el mundo la disfrutan como un condimento. Pero la mostaza es mucho más que eso. Sigue leyendo para descubrir algunos de los interesantes usos alternativos de esta rica pasta amarilla…
  1. Alivia la congestión en el pecho: La sustancia activa de la mostaza es perfecta para aflojar las flemas que se producen en el pecho cuando estás resfriado. Simplemente, aplica un poco sobre la zona y disfruta del calor que despide.
  2. Relaja los músculos: ¿Se te pasó la mano haciendo ejercicio en el gimnasio y ahora tienes dolores musculares? Solo frota un poco de mostaza sobre los músculos, y el calor que produce relajará tus músculos y disminuirá el dolor.
  3. Acondicionador: Si tienes el cabello seco y las puntas abiertas, puedes usar mostaza como acondicionador natural. Después de lavarte el pelo, ponle un poco de mostaza y déjala reposar por lo menos ocho horas (si es posible, ponte un gorro de baño y duerme con la mostaza toda la noche). A la mañana siguiente, simplemente enjuágate muy bien el cabello y ya verás que tu pelo luce mucho más sano.
  4. Mascarilla facial: La mostaza suave es perfecta como crema facial, refuerza la piel y desvanece las arrugas pequeñas. Deja la mascarilla de mostaza en tu cara por cinco minutos; es muy importante que evites el contacto con los ojos al ponértela.
  5. Alivia quemaduras: Si sufres alguna quemadura, ponte un poco de mostaza. De hecho, esto disminuye la sensación de ardor, aunque podría pensarse que la sustancia picante podría empeorarla.
  6. Calma el dolor de garganta: ¿Tienes la garganta irritada y llevas varios días tomando pastillas que no surten efecto? Entonces ¿por qué no hacer la prueba con mostaza? Mezcla una cucharada de mostaza con un poco de jugo de limón, una cucharada de miel y una cucharadita de sal. Pon la mezcla en una olla con un poco de agua y déjala que hierva. Después espera a que se enfríe. Hacer gárgaras de este brebaje puede ayudar a curar ese dolor de garganta en un abrir y cerrar de ojos.
  7. Neutraliza los malos olores: Parece ir en contra del sentido común, pero es cierto. La mostaza puede eliminar los malos olores de los contenedores, las botellas, etc. Simplemente, pon algunas semillas de mostaza en la botella o el contenedor que despide el mal olor y agrega algo de agua. Agita un poco y enjuágalo. El olor pasará a la historia.
  8. Baño de pies: Agrega un poco de mostaza en un cubo de agua tibia y disfruta de un relajante baño de pies. El dolor provocado por una larga caminata o unos zapatos incómodos se esfumará muy pronto. ¿Y te duele todo el cuerpo? Simplemente pon 2/3 de taza de mostaza en el agua de la bañera y sumérgete un buen rato, por lo menos 15 minutos.
COMPARTIR EN: