Conoce las formas más saludables de cocinar pollo.

El pollo es una de las carnes que mas consumimos en nuestros hogares y es que constituye una rica fuente de proteínas y un delicioso sabor neutral que puedes ser combinado con una gran variedad de alimentos como vegetales, arroz o una rica ensalada. Hay muchas formas de consumir esta rica carne, pero ¿conoces cuales son las formas de cocinarlo más sana y en las que ayudas mas tu salud?  Aquí te vamos a mostrar.

A la parrilla

La parrilla es una forma saludable de cocinar el pollo, debido a su capacidad natural para infundir sabor en la carne sin usar salsas o aceites poco saludables. Utiliza un aceite saludable como el aceite de oliva para hacer adobos para agregar más sabor al pollo antes de asarlo. Te recomendamos cocinar sin piel para evitar el exceso de grasa.

Al horno

Hornear el pollo sazonado es una manera rápida, fácil y saludable para prepararlo para ti y tu familia. Puedes cocinarlo solo o ligeramente sazonar con sal y pimienta o con un adobo. No se requiere aceite generalmente para hornear pollo porque se cocina con sus propios jugos. Una vez que el pollo esté tierno y hecho del todo, puedes retirarlo del horno y escurrir el exceso de líquido o aceite.

Asado o rostizado

El pollo asado es similar al hecho en el horno, excepto que el pollo se cocina más tiempo. La piel se cocina hasta el punto de quedar crujiente pero la carne en el interior sigue siendo tierna. En este caso puedes agregar aceite de oliva o mantequilla para ayudar al proceso de rostizado de la piel y al ser un una cocción más lenta la grasa se evapora.

Al vapor

Cocinar un pollo al vapor es ideal cuando estás agregando pollo a otras recetas, como ensaladas o pasta. Cocina el pollo completamente sin agregarle grasa extra y permite que su verdadero gusto permanezca.

Recuerda que el pollo es mucho más solo saludable si no comes la piel, que es todo grasa. Puedes optar por cocinar el pollo con la piel para retener humedad, pero no olvides quitarla antes de comer.

COMPARTIR EN: