Como tratar y remover los problemáticos vellos encarnados.

Los vellos encarnados son una dolorosa e incomoda afección que se produce en la piel luego de una afeitada, especialmente si es con navaja. Esto ocurre debido a que el pelo sale del folículo, pero que no tiene la fuerza para atravesar la dermis y recorrer su trayecto natural. El vello encarnado continúa creciendo bajo la piel.

El pelo encarnado provoca enrojecimiento e inflamación de la piel, infecciones y algunas veces presencia de pus y terribles cicatrices que muchas veces duran mucho tiempo para desaparecer.

Mayormente aparecen en la zona de la barba de los hombres, ya que es una zona que constantemente necesita del afeitado pero sin embargo también pueden presentarse en mujeres y en áreas como las axilas, la espalda, la ingle, el pecho y las piernas.

Como tratar los vellos encarnados.

Las propiedades de la aspirina se pueden aprovechar para calmar el enrojecimiento y la inflamación que se producen por los vellos enquistados. Sus compuestos antiinflamatorios disminuyen el tamaño de los granos y, a su vez, protegen la dermis frente a las infecciones.

Aprende a preparar agua de piña para combatir la retención de líquidos y perder peso.

Además, gracias a su alto contenido de ácido salicílico, sirve para remover la piel muerta que obstruye el folículo. Ahora te decimos como sacarle el mejor provecho con este tratamiento casero.

Ingredientes:

  • 2 aspirinas
  • 1 cucharada de agua caliente (10 ml)
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)

¿Cómo se hace?

Con la ayuda de una cuchara trituras las aspirinas y las mezclas con el agua caliente y la cucharadita de miel.

Tras obtener una pasta, frótala con suaves masajes sobre el pelo encarnado.

Deja que actúe durante 10 minutos y enjuaga.

Repite su uso todos los días hasta aliviar el problema

Pasos para extraer el vello encarnado:

Utiliza una pinza que haya sido esterilizada antes con alcohol o con agua hirviendo.

Estira la piel firmemente y toma el vello desde la raíz con la pinza para extraerlo con un “tirón” rápido.

Al finalizar, usa un antiséptico como el aceite de árbol de té o el áloe vera.

Aunque esto no te asegura que ya no te saldrán otros si previene que se te infecte y provoque marcas permanentes.

COMPARTIR EN: